DECLARACIÓN PÚBLICA

COMISIÓN NACIONAL DE CONTROL DE DOPAJE

 

Ante las diversas opiniones emitidas desde la oficialización del Resultado Analítico Adverso del atleta Iván López Bilbao, la Comisión Nacional de Control de Dopaje de Chile ha estimado oportuno precisar algunos aspectos normativos indispensables para la mejor comprensión de los hechos ocurridos.

Refiriéndonos al caso específico en referencia, declaramos que:

  1. De acuerdo con la normativa antidopaje internacional y, en particular, nacional, la Comisión Nacional de Control de Dopaje es la única Autoridad de Control de Dopaje en Chile (Convención Internacional Contra el Dopaje en el Deporte, Código Mundial Antidopaje, Ley del Deporte, Reglamento Nacional de Control de Dopaje). La excepción a esta norma la constituyen los Grandes Eventos que se desarrollen en nuestro país (JJPP, JJSS, Campeonatos Mundiales, etc.), en los cuales la Autoridad de los controles recae en la Comisión Organizadora y en las entidades a las que ésta derive la gestión de los resultados (generalmente, a las Federaciones Deportivas Internacionales).
  2. Desde la comparecencia, declaración y denuncia del deportista Cristopher Guajardo Moncada, esta Comisión Nacional tomó ciertas medidas específicas de control de dopaje y abrió paralelamente una investigación destinada a establecer la probable existencia de casos de dopaje al interior del Grupo de Entrenamiento al cual pertenecía dicho atleta,
  3. Entre las medidas tomadas, basados en las prerrogativas que otorgan el Código Mundial y el Reglamento Nacional a esta Organización Nacional Antidopaje, se estableció un plan de control específico a tres de los atletas de este Grupo de Entrenamiento.
  4. Dado el nivel competitivo internacional de los atletas del Grupo, uno de los principales elementos tendientes a favorecer la pronta ejecución de controles, fue la solicitud de colaboración efectuada a agencias antidopaje extranjeras.
  5. Esta colaboración ha obtenido resultados concluyentes: los análisis de las muestras de los dos atletas del grupo que fueron controlados en Madrid, por la Agencia Española (AEPSAD), a petición de esta Comisión Nacional, arrojaron Resultados Adversos. La participación de la Agencia Antidopaje Argentina fue decisiva para fundamentar y notificar un Incumplimiento de la obligación de informar la Localización/Paradero a otro miembro de este mismo Grupo.
  6. La investigación iniciada está aún en curso, por lo cual no existen conclusiones finales y no es posible exponer detalles de su desarrollo, aunque sí se puede señalar que ha arrojado indicios claros que guiaron y guían el rumbo a seguir.
  7. Aprovechamos esta ocasión para aclarar que la Comisión Nacional es la única entidad con Autoridad para juzgar y decidir sobre infracciones a las normas antidopaje en Chile, por medio de su Tribunal. En este sentido, es la única institución que puede instruir investigaciones vinculantes con procedimientos resolutivos conducentes a sanciones.
  8. En el sentido de lo expresado en el punto 3., otras entidades deportivas nacionales, como por ejemplo federaciones, pueden investigar y llegar a conclusiones, pero, no pueden sancionar en Chile, en virtud de la normativa antidopaje, si las conclusiones lo ameritan. Los antecedentes deben ser entregados a la Comisión Nacional, que los transmitirá al Tribunal de Expertos en Dopaje, entidad que deberá asumir su rol de decisión.
  9. Igualmente, las denuncias sobre probables infracciones de dopaje, responsable y razonablemente fundadas, deben ser presentadas a la Comisión Nacional de Control de Dopaje, la cual dará curso a las acciones que estime pertinente según los antecedentes aportados. No es posible iniciar eventuales investigaciones y/o plantear acusaciones formales basándose sólo en rumores o creencias. Debe existir algún elemento objetivo que permita, ya sea elaborar una hipótesis investigativa a seguir, ya sea sostener, con un mínimo de solidez argumental, el caso ante el Tribunal. Es fundamental que el denunciante se haga cargo de su denuncia ante la Comisión Nacional y/o ante el Tribunal, independientemente del hecho de que su nombre sea protegido o no durante el eventual procedimiento.
  10. En el plano de los controles de dopaje, esta Comisión tiene como deber fundamental luchar contra los deportistas que se dopan, velar por la salud de los deportistas y por mantener el contexto competitivo libre de dopaje. Sin embargo, en aras del Juicio Justo y del Debido Proceso, hace parte también de nuestro deber informar a los deportistas y/u otros implicados en posibles infracciones de las normas antidopaje, sobre sus derechos, sobre los procedimientos y las consecuencias que puede significar infringir dichas normas. No debe extrañar entonces que deportistas u otras personas acusadas de posible infracción, acudan a la Comisión con estos propósitos.

Santiago, 6 de junio 2016