¿Por qué el Control de Dopaje?

 

El Control de Dopaje es la principal herramienta para proteger la salud del atleta y para preservar un contexto competitivo de Juego Limpio.

Por medio del Control de Dopaje se verifica si un deportista ha ingerido alguna sustancia prohibida o ha utilizado algún método prohibido, con el fin de mejorar artificalmente su rendimiento. El proceso que involucra el Control de Dopaje está constituido por 11 pasos principal y de ser adverso el análisis efectuado a la muestra de orina y/o sangre recogida, el resultado constituye prueba objetiva de la infracción cometida.

Si compite en un nivel internacional o nacional, la Federación Internacional, la Organización Nacional Antidopaje o el Comité Organizador del evento, le podrá solicitar un análisis de orina y/o de sangre en cualquier momento. Las pruebas estarán a cargo de personal acreditado y especializado en control de dopaje y se pueden realizar en comptencia y fuera de ella.

Los procedimientos de Control de Dopaje están regulados por las normas dispuestas en el Código Mundial Antidopaje y, en particular, en el Estándar Internacional de Controles e Investigaciones.

Todos los deportistas que compiten en un ámbito federado, principalmente aquellos de Alto Rendimiento, están obligados a someterse a los controles que decidan las Organizaciones Antidopaje correspondientes. De hecho, basándose en las disposiciones de los textos mencionados anteriormente y aplicando criterios específicos, según decidan las Organizaciones Antidopaje, se pueden constituir grupos específicos de deportistas, los cuales permiten realizarles un seguimento continuo y efectuarles controles de forma casi permanente: son los Grupos Registrados de Control. 

 

¿Por qué yo?

 

Los criterios de elección de los deportistas que deben ser sometidos a control son diversos y dependen de cada Organización Antidopaje. Van desde la elección aleatoria, hasta la selección dirigida, existiendo entre ambos criterios una amplia gama factores que pueden hacer elegible a un deportista para un control.

En general, se eligen deportistas que están más expuestos, respecto del dopaje, principalmente por su alto nivel competitivo y por lo exigente que pueden ser las competiciones deportivas en las que participan.

Los deportistas menores de edad o aquellos con alguna discapacidad específica, pueden solicitar pequeñas modificaciones del proceso de toma de muestra, con el objetivo de adaptarlo a sus necesidades particulares.